El cuidado de la piel en la temporada de invierno || cosmética médica (número 81, enero)

 

 

 

 

El cuidado de la piel en la temporada de invierno

 

 

Labios partidos, sequedad, en algunos casos enrojecimiento severo en la piel, es lo que conlleva el invierno y los climas extremos, incluidos no sólo un frío congelante, sino los abrasadores rayos del sol. Ante la agresiva temporada que en un día puede contener las 4 estaciones del año, debemos tomar provisiones para cuidar nuestra piel.

 

Por Ana Cecilia Becerril Sánchez Aldana, médica cirujana con máster en medicina estética

 

El frío y el aire son dos enemigos importantes de nuestra piel. Con la llegada de los climas invernales, ésta pierde su punto de referencia al estar sometida a cambios bruscos de temperatura. Es ahí cuando surgen los problemas de deshidratación. Así el invierno se convierte en una estación difícil para la piel ya que en ésta sufre muchas agresiones ambientales como el viento, la lluvia y hasta la calefacción que la deshidratan; esto provoca sequedad cutánea aunada a la sensación de tirantez e incomodidad. Por eso hay que tener especial cuidado en rostro, labios y manos.

 

A lo anterior hay que sumarle que con la llegada del mal tiempo cambiamos nuestra alimentación. A menos calor, nos olvidamos de la sana costumbre de beber 2 litros de agua al día.

 

A temperatura baja, se reduce el flujo sanguíneo

 

Cuando llegan las bajas temperaturas, el flujo sanguíneo que llega a la piel se reduce. Ésta, al estar menos irrigada, se deshidrata y envejece. Los investigadores se han centrado en las reacciones de la epidermis ante el frío; así han dilucidado que los lípidos que constituyen una barrera que nos cubre de las inclemencias del clima, están peor sintetizados con el frío, lo que genera deshidratación.

 

Por este motivo, el invierno supone un gran problema: hay que cambiar la crema de día y elegir una más protectora. A este respecto en los últimos años los productos naturales han tenido gran aceptación y excelentes resultados. Sus principios activos son más eficaces con propiedades extraordinarias y benéficas en la piel.

 

Los cambios bruscos de temperatura y el ambiente

 

Debemos tener cuidado con los choques térmicos. Pasar del frío al calor, y a la inversa, intensifica la dilatación de los pequeños vasos sanguíneos de la cara cuya primera manifestación son las rojeces difusas que se presentan en los pómulos. Es el signo precursor de la cuperosis, que está relacionado con la circulación sanguínea superficial de la dermis.

 

No solamente el clima y las condiciones adversas hacen que la piel sufra, sino que la contaminación y el estrés también son factores que determinan su grado de salud. 

 

Recomendaciones principales

 

Antes que nada, lo más importante es hidratar la piel desde adentro del organismo a través de la ingesta de líquidos. El agua tiene que ser un aliado. Por su parte la nutrición cutánea debe ser profusa en vitaminas y minerales, ambos obtenidos de nuestra alimentación y del colágeno que obtendremos a partir de la gelatina animal. Se aplicarán cremas con los mismos nutrientes. Por ejemplo la vitamina C tiene un papel importante en la protección de las células frente a los ataques del exterior con gran efecto antioxidante.

 

Hay que elegir una buena crema hidratante con componentes humectantes que aprehendan el agua dentro de la piel, como la glicerina, el propilénglicol, la urea, el lactato sódico, etc. y componentes con efecto oclusivo, que sirven de barrera para impedir la deshidratación, como son la lanolina, la silicona y sus derivados.

 

A diario debemos limpiar el rostro por la mañana y por la noche para mejorar la absorción de las diferentes cremas que vamos a utilizar; es imprescindible una crema con protectores solares o filtros para mantener aún más aislada la epidermis. La limpieza, la tonificación, la hidratación y la nutrición son procesos que se hacen durante todo el año, pero deben realizarse con mayor frecuencia e intensidad en invierno, para no sufrir las inclemencias del clima.

 

Tratamientos en spa

 

Algunos tratamientos en spa se asocian para fortalecer la piel ante climas agresivos o mejorar su aspecto producido por las bajas temperaturas. Con el fin de mejorar la oxigenación celular y evitar la formación de manchas o lesiones, se recomiendan microexfoliaciones 1 a 2 veces por semana, para disminuir la sequedad y el aspecto áspero.

 

Lo anterior se explica ya que al eliminar las células muertas que son las que causan en muchos casos el deterioro de la piel, se maximiza la perfecta absorción de nutrientes y oxígeno. Son recomendables faciales hidratantes y nutritivos una vez por semana.

 

Balazos

 

Los lípidos que constituyen una barrera que nos cubre de las inclemencias del clima, están peor sintetizados con el frío lo que genera deshidratación.”

 

Hay que elegir una buena crema hidratante con componentes humectantes que aprehendan el agua dentro de la piel, como la glicerina, el propilénglicol…”

 



 

Sin embargo, es una época perfecta para el peeling (Cuadro)

 

A pesar de que el invierno es agresivo para la piel, también es la mejor época para someterse a tratamientos de rejuvenecimiento tipo peeling o láser, ya que en el verano los rayos de sol afectan directamente las capas cutáneas en el postratamiento de los procesos aludidos.

 

 

 

 

La piel alípica

 

Entre los 4 tipos de piel propuestos por Helena Rubenstein hace más de 100 años, una de las más comunes es la alípica, deshidratada o seca. Debido que en su superficie no se retiene agua y que tiende a la desecación, se deben procurar cuidados especiales que subsanen el agrietamiento cutáneo, la textura áspera y el cutis marchito. archivo dossier®

 

La piel alípica tiende a una coloración de gris a blanca, posee un elevado número de crestas que proveen una textura áspera. Estas características residen en el estrato córneo ya que en esta barrera se imposibilita la retención de agua transepidérmica. Su buen funcionamiento se activa al balancear sus componentes principales como ácidos grasos, ceramidas y colesterol.

Recomendaciones básicas para el cuidado de la piel alípica

Para el balanceo de sustancias a nivel transepidérmico en el alipismo, generalmente se sugiere el uso de productos hechos con base en ácidos grasos, ceramidas y colesterol con los cuales se restituirá el estrato córneo y la retención del agua. Las reacciones de la piel alípica suelen incrementarse tras la limpieza excesiva, la exposición solar, la sal marina, el viento o los crudos inviernos.

Al respecto la humectación se convierte en el concepto capital. Se recomiendan sustancias higroscópicas cuya funciona consiste en balancear el contenido acuoso cutáneo: alfahidroácidos como el ácido láctico, pantenol, urea que actúan en el estrato córneo; macromoléculas que forman una película higroscópica a nivel superficial.

Existen productos oclusivos como las parafinas y las ceras que no permiten la pérdida de agua o los lípidos emolientes que reblandecen la capa córnea. El diagnóstico de uno u otro cosmético se definirá de acuerdo con el padecimiento de cada paciente.

El factor humectante y la proteína Filagrin  

La falla surge del factor humectante natural (NMF, por sus siglas en inglés: Natural Moisturizing Factor) del cual depende que las células cutáneas retengan el agua. El NMF que se encuentra en las capas más superficiales de la piel, se genera a partir del procesamiento de la proteína Filagrin que otorga fortaleza estructural en los niveles profundos.

En condiciones normales, la producción de la proteína Filagrin se activa en condiciones ambientales de baja humedad. Al existir una falla en su procesamiento, el NMF es deficiente y reseca la piel sin aumentar un ápice su sensibilidad, cuestión que podría resultar en pequeñas heridas de carácter superficial. 

                                                                                                                                                   

Otros factores que actúan en la piel alípica

El ácido hialurónico es una sustancia que se involucra en la estructura interna de la piel para la retención de agua. Niveles bajos de este activo se asocian con el envejecimiento y las arrugas.

Un factor importante que incide en el alipismo en la piel se sitúa en las glándulas sebáceas. Éstas contienen ésteres de cera, triglicéridos y escualeno. Al contrario de lo que se pueda pensar, en la mayoría de los casos la resequedad incita la aparición de una fina película de grasa como mecanismo de protección, ya que el agrietamiento cutáneo predispone a la obtención de heridas. Esa capa suele desembocar problemas de acné.

Al tener piel alípica se debe alejar de ciertos agentes ambientales. Detergentes, acetonas, cloro y otros químicos amilanan la capacidad del estrato córneo para contener agua.

El alipismo en combinación con otros tipos de pieles

La clasificación de tipos cutáneos propuesta por la doctora Leslie Baumann piensa en las 4 principales categorías aludidas por Rubenstein y las combina para obtener 16 tipos. Con el fin de balancear las características de la piel alípica, se hace indispensable estás combinaciones.

Por ejemplo, dependiendo de tal o cual, la producción de las glándulas sebáceas puede disminuir en función de tener poros más pequeños, como es el caso del tipo de piel DR (seca resistente, por sus siglas en inglés: Dry Resistant). Las personas con piel DS (seca sensible: Dry Sensitive) experimentan prurito y eritemas, así como gran respuesta a agentes ambientales los cuales desarrollan graves episodios de erupciones y dermatitis. La piel DO (seca grasa: Dry Oily) se manifiesta con un estrato córneo con funciones más o menos intactas, es discretamente seca y sensible, aunque existe en ella disminución ya sea de NMF o de secreción de sebo. Es esencial por este motivo que se acuda a dermatólogos profesionales con el fin de que diagnostiquen correctamente las necesidades de nuestra piel.  

 

“La piel alípica tiende a una coloración de gris a blanca, posee un elevado número que crestas que proveen una textura áspera.”

 

“La falla surge del factor humectante natural (NMF, por sus siglas en inglés: Natural Moisturizing Factor) del que depende que las células cutáneas retengan el agua.” 

 

La pócima contra el tiempo: el veneno de abeja

La industria ha sido invadida por ingredientes atípicos o, de menos, de poca relevancia hasta hace poco años. La frambuesa, el geranio, el ginseng siberiano, el baobab, el recorrido por el museo de la novedad cosmética ahora nos hace admirar los beneficios rejuvenecedores de un componente nocivo por antonomasia: el veneno de abeja.

La flora mexicana en la industria cosmética

La diversidad de climas en México ha permitido una flora rica en especies. La salvia, la dalia y hasta otras que se han adaptado a nuestro territorio como la bugambilia y la sábila se han aprovechado desde hace centurias por sus propiedades terapéuticas.  La cosmética ha obtenido de ellas eficaces componentes en beneficio de la belleza.

La frambuesa o los dones de un pequeño fruto rojo

Antes de la llegada de los ingleses a Norteamérica, los nativos americanos paliaban el dolor de los ojos con su zumo. Los europeos que pisaron tierra nueva le encontraron valores terapéuticos para los malestares estomacales. Su infusión se usa como remedio casero que se asocia con el fortalecimiento de encías y para disminuir erupciones cutáneas. Ahora la frambuesa ha irrumpido en el universo de la cosmética.

  • banner denoyles 2DE NOYLES
  • bannergde-bonnGRUPO BONN
  • banner depil okDEPIL OK
  • vescicabannerVESCICA
  • Mayo 2013 Banner Grande Instituto INSTITUTO DE COSMETOLOGÍA Y COSMIATRÍA INTEGRAL
  • Abril 2013 Banner Grande Centro rea CENTRO AREA

  • Marzo 2013 Banner Grande VSBVERTE Y SENTIRTE BIEN
  • Marzo 2013 Banner Grande MBEMAYA BEAUTY
  • Abril 2013 Banner Grande Video CincoVIDEO CINCO
  • BANNER DOSSIER
    B. NATURAL
  • Post1 moniEVA MELÉNDEZ COSMÉTICOS

Equipo Editorial

 

Ricardo Zepeda
director general
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Olga Montes de Oca
coordinador de publicidad
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Fabiola Aceves
administración
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Arturo Rivas
 arte y diseño
 
Isaac Navarro
editor general
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Israel Selvas
planeación y marketing
 
Adalberto Amézquita
mensajería

Dirección de Contacto

  • Arizona No. 60 Col. Nápoles, México, D.F.
  • 1518.0451 8995.5232
  •   This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.




Síguenos en nuestras redes sociales