Conservadores y dermocosméticos || cosmética médica (número 81, enero)

Conservadores y dermocosméticos

 

 

Los ingredientes de los cosméticos disminuyen sus beneficios según pase cierto periodo de tiempo. Es por eso que la industria hace uso de conservadores que los mantienen con sus sustancias activas intactas. Hay que observar sin embargo que no todos los conservadores resultan en mejoras para un producto; pueden volverse agentes dañinos.

archivo dossier®

 

Los cosméticos para el cuidado de la piel son propensos a ser contaminados si no tienen conservadores. Sin ellos en el mejor de los casos se pierde frescura; en el peor, pueden provocar efectos muy perjudiciales para los clientes. Esto acontece ya que para bacterias y hongos, lo contenido en estos productos es un caldo de cultivo: una mezcla de proteínas, hidratos de carbono, agua y diversos tipos de aceites.

 

Los anhídridos y su efecto contra los microorganismos

Los productos anhidros, debido que están concebidos sin agua, inhiben la formación de estos microorganismos. Esta propiedad ha provocado que se hagan fórmulas para la conservación de los dermocosméticos. En entrevista para el blog de Spatrade, Pedro Ortega Dardet, presidente de Wilma Schumann Europea Skincare, asegura que los conservadores sintéticos más seguros son el alcohol bencílico, la diazolidinilurea, el butilcarbamato yodopropinilo y el glicol de propileno que previenen el deterioro de las sustancias por contaminación bacteriana.

 

También menciona el fenoxietanol que además de combatir bacterias, anula la proliferación de hongos y el EDTA tetrasódico, que estabiliza antioxidantes y otros conservadores.

 

No todos los conservadores son seguros

En cuanto a conservadores, los parabenos y el formaldehído han sido objetados en los últimos años debido a su posible relación con el cáncer y trastornos hormonales. Por esta situación muchas empresas han optado por eliminar estos ingredientes mientras se hacen los estudios pertinentes.

 

A decir de Mark Wuttke, presidente de Primavera Life, los mejores conservadores son lo de origen natural: "Al igual que los alimentos que comemos, lo fresco y natural es lo mejor”; sostiene que la estabilidad de los cosméticos es falible en proporción directa con los conservadores químicos.

 

Conservadores naturales: una opción viable

Wuttke asegura que por medio de los materiales botánicos, las compañías que elaboran dermocosméticos pueden mantener la eficacia de sus productos y combatir microorganismos de forma natural. Misma opinión sostiene NATRUE, institución que certifica productos e ingredientes naturales. Una de las sustancias destacadas por ésta es el alcohol orgánico a partir de trigo que incide en la humectación cutánea. Otra, el gas argón, elimina el oxígeno que activa la proliferación de microorganismos; se coloca en la parte superior del envase antes de sellarlo. También encontramos entre los conservadores:

 

  • el ácido levulínico que se deriva de arroz;

  • la maltodextrina, un tipo de azúcar natural que ayuda a estabilizar la sequedad de la pie;

  • el sulfato de plata que restringe la oxigenación de los aceites esenciales y amilana la sensibilidad cutánea a ciertas plantas y aceites esenciales;

  • el citrato de sodio, derivado del ácido cítrico, que equilibra emulsiones y el PH de fórmulas botánicas naturales y

  • la cúrcuma que posee un alto nivel de antioxidantes.

 

Caducidad y productos para el cuidado de la piel

 

Los productos al cuidado de la piel tienen una vida útil determinada por pruebas clínicas llevadas a cabo durante el desarrollo del producto. Así la caducidad de un cosmético se especifica después de que el producto cumple con el requisito de estabilidad y regulado establecido por la industria.

 

La caducidad no es establecida por la FDA, máximo organismo que controla la calidad de los cosméticos. Dardet al respecto sugiere una regla para medir la eficacia de las fórmulas que buscan cuidar la piel: tras ser abiertas, éstas no son seguras después de un año, salvo que se indique lo contrario por el especialista quien lo recomiende; los precintados sin abrir pueden durar hasta tres años. Este tiempo sin conservadores puede disminuir notablemente hasta una semana.

 

Dardet destaca que cuando un producto se decolora, presenta un olor extraño o la separación visible de sus componentes, se debe prescindir de su uso. De no hacerlo se corre el peligro de experimentar llagas, acné, lesiones abiertas, inclusive si llegaran avanzar las bacterias hacia los ojos, se podrían ocasionar úlceras en las córneas y hasta ceguera.

 

Balazos

Dardet al respecto sugiere una regla para medir la eficacia de las fórmulas que buscan cuidar la piel: tras ser abiertas, éstas no son seguras después de un año.”

Los parabenos y el formaldehído han sido objetados en los últimos años debido a su posible relación con el cáncer y trastornos hormonales.”

 

Temperatura y caducidad (cuadro)

Los productos colocados bajo luces o almacenados a temperaturas superiores a 85° C se deterioran más rápidamente.

 

Recordatorio: los cosméticos tienen poca vida útil (cuadro)

A comparación de los productos de la piel que poseen una caducidad aproximada de un año, la vida útil de los cosméticos en general es mucho menor; por ejemplo se debe de prescindir de un rímel en un tiempo no mayor a 2 meses.

 

¿Qué es la rosácea?

Padecimiento común en personas de piel blanca, la rosácea es una enfermedad crónica que afecta la piel y en contadas ocasiones puede afectar los ojos. Los síntomas incluyen enrojecimiento, granos o espinillas y en etapas más avanzadas, el engrosamiento de la piel. En la mayoría de los casos la rosácea sólo afecta la cara.

 

Por Ana Cecilia Becerril Sánchez Aldana, médica cirujana con máster en medicina estética

Padecimiento común en personas de piel blanca, la rosácea es una enfermedad crónica que afecta la piel y en contadas ocasiones puede afectar los ojos. Los síntomas incluyen enrojecimiento, granos o espinillas y en etapas más avanzadas, el engrosamiento de la piel. En la mayoría de los casos la rosácea sólo afecta la cara.

Por Ana Cecilia Becerril Sánchez Aldana, médica cirujana con máster en medicina estética

 

La rosácea se observa en pacientes de piel blanca, de edades que oscilan entre los 30 y 60 años y en ambos sexos (común en mujeres durante la menopausia); se detectan en ésta varios síntomas, el principal es el enrojecimiento frecuente de la cara, que se concentra en la frente, la nariz, las mejillas y la barbilla. En ocasiones se puede padecer ardor y una leve inflamación.

Cuadro de síntomas

En la rosácea aparecen telangiectasias que son líneas rojas delgadas debajo de la dermis. Éstas aparecen cuando los vasos sanguíneos que están bajo la piel se agrandan, lo cual provoca que en el área que se padece dicho efecto se aumente la temperatura, se hinche y se enrojezca junto con granos en la piel. A veces, estos granos pueden tener pus (pústulas); si se endurecen pueden volverse muy dolorosos. Se pueden ver afectados los ojos por la inflamación de párpados.

En los hombres, la rosácea ocasiona, mayormente en los hombres, severas inflamaciones en la nariz, las cuales la agrandan y la enrojecen. En algunos pacientes se engrosa la piel de la frente, la barbilla y las mejillas. Debido que los síntomas iniciales de la rosácea con frecuencia se asemejan a una quemadura de sol o alergia, mucha gente no se percata y no se tratan a tiempo.

Periodo de evolución

La rosácea tiene un largo periodo de evolución. Inicialmente puede manifestarse con un sutil enrojecimiento del rostro, estado que podría describirse como fase de prerosácea. La enfermedad puede dividirse en cuatro subtipos:

 El subtipo 1 se caracteriza por enrojecimiento facial persistente (eritema) acompañado de episodios de rubor (crisis de enrojecimiento con sensación de calor y quemazón) y aumento del tamaño de los vasos sanguíneos (telangiectasias).

En el subtipo 2 existe un rubor persistente al que se suman alteraciones inflamatorias denominadas pápulas o pústulas. Durante esta fase, la rosácea puede parecerse al acné; a diferencia de éste no hay puntos negros ni blancos. 

 En el subtipo 3 aparecen grandes nódulos inflamatorios acompañados de engrosamiento de la piel, lo que a su vez puede derivar en las "fimas" de la rosácea, localizadas generalmente en la nariz (rinofima), pero también a veces a la frente y la barbilla.

El subtipo 4 se caracteriza por la aparición de lesiones oculares que afectan aproximadamente al 50% de las personas que padecen rosácea (rosácea ocular). Los síntomas más frecuentes son quemazón o picor, sensación de cuerpo extraño y sequedad ocular, e intolerancia a la luz.

Tratamiento

Hay medicamentos eficaces que se utilizan solos o combinados con otros. En la rosácea leve o moderada, el tratamiento deberá ser de carácter tópico. En las formas severas, es indispensable un tratamiento por vía general consistente en unos comprimidos.

Por otro lado se han llevado a cabo tratamientos con base en células madre, incluyendo el plasma rico en plaquetas con factor de crecimiento con buenos resultados. Los siguientes factores deben ser evitados, en la medida de lo posible, tanto durante el tratamiento como con posterioridad al mismo para disminuir el riesgo de recurrencias:

·         Corticoides tópicos. Si el paciente está utilizando un corticoide tópico de alta potencia, puede sustituirse inicialmente por hidrocortisona 1%, para evitar un intenso fenómeno de rebote. Pasadas de una a 2 semanas se suspenderá la hidrocortisonas.

      Corticoides sistémicos.

      Fármacos vasodilatadores.

      Exposición solar. Si no resulta posible se aplicarán fotoprotectores.

            Estancia en lugares muy húmedos.

            Cambios bruscos de temperatura.

      Comidas y bebidas muy calientes, platillos especiados, quesos fermentados.

            Cosméticos. En general son mal tolerados. Ciertos cosméticos de cobertura se posibilitan para su uso según la severidad del caso.

·         Se debe tratar la ansiedad, el estrés y las alteraciones somáticas y psiquiátricas asociadas.

 

  

“Debido que los síntomas iniciales de la rosácea con frecuencia se asemejan a una quemadura de sol o alergia, mucha gente no se percata y no se tratan a tiempo.”

Tipos de rosácea (Cuadro)

Leve: tendencia a ruborizarse con facilidad. Hay enrojecimiento en el centro de la cara que aparece y desaparece.

Moderada: además del enrojecimiento, pueden aparecer pequeñas protuberancias rojas en la nariz, mejillas, frente y barbilla.

Severa: las glándulas sebáceas se agrandan en la nariz y en ocasiones en las mejillas, lo cual  conlleva una acumulación de tejido. Poros muy abiertos y visibles.

La rosácea no es acné de adulto (Cuadro)

Aunque la rosácea es una condición inflamatoria, crónica y progresiva, a menudo es llamada "acné del adulto". La rosácea no es acné en absoluto, sus implicaciones merecen una atención especial, ya que incluso se ha llegado a dilucidar que se origina de problemas del sistema inmunológico.

 

 

 

Microdermoabrasión profunda

La microdermoabrasión superficial puede ser aplicada por médicos y por profesionales de la estética, debido a que el peeling realizado es a un nivel dérmico que no causa sangrado ni heridas grandes. En cambio en la microdermoabrasión profunda se requiere de una especial preparación antes y después del tratamiento.      

Microdermoabrasión superficial

Los medios para la microdermoabrasión son 2: el método tradicional de de microcristales de óxido de aluminio y el de puntas de diamantes que usa boquillas con material abrasivo. Según lo que requiera el paciente, el peeling puede ser a un nivel superficial o profundo. En este número nos ocuparemos de describir el primer método. 

Microdermoabrasión: dos sistemas, un resultado

La microdermoabrasión representa uno de los sistemas físicos de peeling más usados en la actualidad, probablemente debido al gran impulso que adquirió en Estados Unidos en los últimos años. Esta tendencia trajo aparejada la comercialización masiva de equipos de microdermoabrasión, tanto en Europa como en Latinoamérica, convirtiéndose ésta en una modalidad de tratamiento de gran popularidad.

  • banner denoyles 2DE NOYLES
  • bannergde-bonnGRUPO BONN
  • banner depil okDEPIL OK
  • vescicabannerVESCICA
  • Mayo 2013 Banner Grande Instituto INSTITUTO DE COSMETOLOGÍA Y COSMIATRÍA INTEGRAL
  • Abril 2013 Banner Grande Centro rea CENTRO AREA

  • Marzo 2013 Banner Grande VSBVERTE Y SENTIRTE BIEN
  • Marzo 2013 Banner Grande MBEMAYA BEAUTY
  • Abril 2013 Banner Grande Video CincoVIDEO CINCO
  • BANNER DOSSIER
    B. NATURAL
  • Post1 moniEVA MELÉNDEZ COSMÉTICOS

Equipo Editorial

 

Ricardo Zepeda
director general
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Olga Montes de Oca
coordinador de publicidad
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Fabiola Aceves
administración
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Arturo Rivas
 arte y diseño
 
Isaac Navarro
editor general
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Israel Selvas
planeación y marketing
 
Adalberto Amézquita
mensajería

Dirección de Contacto

  • Arizona No. 60 Col. Nápoles, México, D.F.
  • 1518.0451 8995.5232
  •   This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.




Síguenos en nuestras redes sociales